jueves, 2 de abril de 2009

INFORME ESPECIAL: DINERO PARA LOS PORBRES;¿ES UN REGALO?


Familias en Acción.


El estado colombiano otorgará a 3.5 millones de familias subsidios para que salgan de la pobreza.

A finales de la década de los 90’s surgió en Colombia, como componente social del Plan Colombia, un programa conocido como Familias en Acción, el cual consiste en subsidios condicionados que son entregados a las familias desplazadas y a las pertenecientes al nivel 1 del Sisben.

Familias en Acción tiene hoy una cobertura geográfica de 1093 municipios y un total de 1.559.369 familias que reciben el subsidio en todo el país. En la actualidad se esta realizando una ampliación de cobertura con la cual se espera llegar a 3 millones y medio de familias en el año 2010.

Medellín fue una de las primeras ciudades en realizar la inscripción de nuevas familias para ampliar el número de receptores de estos subsidios. Del16 al 23 de marzo se llevó a cabo la inscripción de 36 mil familias con lo cual, en la ciudad, ya son 57.300 las que hacen parte de Familias en Acción.

En la ciudad 145 mil niños se benefician con los subsidios entregados por Familias en Acción. Estos subsidios son condicionados, ya que las familias adquieren compromisos como llevar a los niños menores de 7 años al control de crecimiento y desarrollo, así como la no desescolarización de los niños que están estudiando.
El subsidio de Familias en Acción se divide en dos; uno que es nutricional y que entrega 50 mil pesos mensuales al núcleo familiar que tenga hijos menores de 7 años y otro de tipo escolar, que entrega 15 mil pesos por cada niño en primaria y 30 mil por cada joven, hasta los 18 años, que esté en bachillerato. El subsidio nutricional se entrega todo el año y el escolar solo durante 10 meses. El valor es liquidado cada mes pero el dinero es entregado a las familias cada dos meses.

Para salir de la pobreza.

El programa de Familias en Acción busca, según sus lineamientos, por medio de los subsidios, “contribuir al incremento del ingreso de las familias en condición de pobreza extrema, con el fin de que puedan vincularse con las transacciones del mercado y mejorar sus condiciones de vida”. De esta manera se espera, además, que sea un complemento de la inversión en el capital húmano de los menores.
Para algunas personas no es tan clara la pretensión del programa de Familias en Acción, tal es el caso de Juan Manuel Villa , asesor del programa, quien a pesar de defenderlo, dice que tiene algunas falencias, por un lado, según Villa, no se entiende porque, si los dineros destinados a nutrición deberían ser gastados en alimentos para los menores, en algunos hogares se han encontrado niños desnutridos y a la vez madres con sobrepeso. De la misma manera, en lo relacionado con la educación, no se tienen en cuenta las razones por las cuales las familias no mandan sus niños a estudiar, entre ellas la apatía, la indisponibilidad de centros educativos, el trabajo infantil, etc, “se piensa que el único inconveniente es la falta de dinero”, esas son las afirmaciones de Juan Miguel Villa, quien además dice que esos subsidios no generan capital húmano, que lo que hacen es que las familias empiecen a demandar los servicios que si los generan.

Para el economista y politólogo de la Universidad de Antioquia Germán Darío Valencia, Familias en Acción es un programa focalizado que busca formar capital húmano dándoles unos recursos a los mas pobres para que puedan acceder a los servicios que contribuyen a la formación como personas, de esta manera no solo se les da la comida sino la cuchara. Agrega además que el proyecto es muy valioso en un país como Colombia donde 8 de cada 10 personas son pobres.

Los recursos con que actualmente se financia el programa de Familias en Acción provienen de la Banca multilateral y de recursos propios de la nación. La banca multilateral le realiza un constante seguimiento al programa. “Es muy importante que la continuidad de estos programas, dependa de las evaluaciones periódicas que se le realicen”, dice Germán Darío Valencia.

Los beneficiados, satisfechos

El programa Familias es Acción le ha cambiado la vida a muchas familias colombianas que hoy en día cobran puntualmente cada dos meses los dineros que el gobierno les otorga , tal es el caso de Doña María Consuelo Soto, una madre líder del sector de Moravia y la cual recibe el subsidio desde hace dos años. A ella el dinero que le dan le ha servido de mucho, ya que gracias a él le puede comprar todo lo que le hace falta a su hijo para que pueda estudiar y además le sobra para darle al jóven algún dinero para que gaste. Por ser una madre líder, a Doña Consuelo le va muy bien, como ella misma lo dice, pues la llevan a paseos e integraciones y además cuanta con el reconocimiento de otras 70 madres a las cuales ella les comparte la información del programa, esto la hace sentir muy motivada y mas segura de si misma.

En la actualidad el subsidio en la ciudad de Medellín es pagado con una tarjeta debito de una entidad bancaria, para Doña Consuelo Soto, esta es la principal dificultad que le encuentra al programa, pues muchas madres no saben, por su grado de escolaridad, manejar la tarjeta y además no le tiene confianza a sus familiares para que ellos les cobren el dinero en los cajeros electrónicos.

Para Doña Marleny Gómez, madre cabeza de familia, el subsidio es muy bueno, ya que contribuye con el mejoramiento de la alimentación en su familia, “es un dinero que uno no esperaba y sirve mucho ya que siempre se cuenta con él cada dos meses”. Doña Marleny lleva dos años recibiendo el subsidio.


Muchas críticas


El programa Familias en Acción es uno de los proyectos bandera de la política social de Álvaro Uribe Vélez, por los mismo es motivo de muchas críticas de personalidades de todos los sectores económicos y de oposición del país. Para el politólogo y economista Germán Darío Valencia estas críticas son normales en una sociedad democrática, pues así como hay unas personas que apoyan al presidente, hay otras que lo critican.

Lo cierto es que las críticas son innumerables y van desde los que piensan que es un asistencialismo del estado, como es el caso de el ex director de Planeación Nacional Alejandro Gaviria hasta los que dicen que es conveniencia para las aspiraciones reeleccionistas del presidente, como es el caso de la ex ministra Cecilia López.
Carlos Cabrera es integrante de Instituto de Pensamiento Liberal (IPL), él piensa de la misma manera que la ex ministra Cecilia López y dice que lo mas preocupante en el caso de Familia en Acción, se da en el campo político, ya que según él, “la población pobre no tiene claro que este tipo de subsidios no constituyen una dádiva del gobernante, sino un derecho otorgado por el estado, así los beneficiados se sienten profundamente agradecidos y comprometidos electoralmente con el gobernante de turno”.Que el programa Familias en Acción sea utilizado como plataforma política es un tema muy delicado y en el cual hay que tener mucho cuidado porque a la gente no se le puede engañar, afirma el politólogo Valencia.

Pero también hay otras críticas fuertes al programa Familias en Acción y en general a todos los proyectos que buscan beneficiar a las personas mas pobres de la sociedad, esta critica esta relacionada con la manera como se priorizan los mas necesitados. Para el politólogo Germán Darío Valencia, es esencial que haya un muy buen mecanismo de selección que permita verificar si realmente los beneficiarios si son los mas necesitados. Carlos Cabrera, del IPL, dice que no existen esos mecanismos idóneos para priorizar a los más pobres, lo cual genera inequidades.

Estos mecanismo idóneos debería ser un asunto crucial al momento de asignar los subsidios, pues los mas necesitados, muchas veces no son los beneficiados, tal es el caso de Mónica López, una madre cabeza de familia del Barrio Moravia, la cual esta sin empleo y vive de arrimada con sus dos hijos pequeños donde su madre. “Estoy en el estrato dos y por tal motivo no me dan el subsidio en cambio mi hermana, que realmente no lo necesita, si salió beneficiada”. Como ella son muchas las personas que no pueden acceder al programa Familias en Acción por que no se encuentra en el nivel 1 del Sisben. Esto evidencia las falencias del modo de selección de las familias mas necesitadas.

Familias en acción, ¿hasta cuando?

Los programas sociales del tipo Familias en Acción gastan muchos recursos, lo cual a la larga se vuelve insostenible para el Estado. “El asistencialismo permanente, tarde o temprano se revela como dañino para los hogares e insostenible para el fisco”, dice Alejandro Gaviria en su libro Uribenomics.
Las familias no tiene claridad sobre el tiempo que durará el subsidio, tal es el caso de Doña Martha Uribe y Alexandra Uribe, ellas se inscribieron del 16 al 22 de marzo para empezar a recibir los subsidios de Familias en Acción, coinciden en afirmar, “no sabemos hasta cuando, pero creemos que el subsidio va hasta que los hijos cumplan los 18 años”.

Gloria Taborda es la directora departamental en Antioquia del programa Familias en Acción, ella dice que el programa no tiene una duración establecida, pero que lo esperado es que si las familias reciben un subsidio, estas vallan superando paulatinamente los niveles de pobreza.
Expandir el programa desde el 2007 hasta el 2010 para 3 y medio millones de familias, cuesta alrededor de 1.812 millones de dólares, de los cuales 638 son financiados por el Banco Mundial, 743 por el BID y los restantes por el estado colombiano.

No se sabe entonces hasta cuando se pueda continuar con la entrega de los susidios, lo que si se busca es que las personas beneficiadas salgan de la pobreza y que puedan acceder a la diferente oferta institucional. Se cree que por medio de los dineros otorgados a las familias estas podrán superar la pobreza.

ShareThis